El saltador de altura Gianmarco Tamberi, uno de los atletas más queridos por la afición atlética italiana, ha fichado por un equipo de basket. El atleta afirma que siempre ha sido una de sus ilusiones, formar parte de un equipo de basket profesional. Por su parte, la FIDAL, ha hecho todo lo posible para que esto no sucediera, alegando que el atleta podría lesionarse gravemente.

Casos parecidos en España

Una vez más, se valora qué debe de hacer un atleta y qué no. Por una parte, la Federación aboga que el atleta no puede hacer ciertas cosas (deportes o pruebas) por temor a lesionarse. Por otra, el atleta afirma con total rotundidad que esto puede ser beneficioso para su preparación, por muchos motivos: rompe la monotonía, trabaja diferente a lo que suele hacer el resto del año o bien le sirve para no descansar en exceso ya que la actividad elegida, además de divertida puede servir de preparación en períodos de descanso.

Este párrafo anterior es muy genérico, y obviamente, habría que mirar cada caso en concreto. Pero lo cierto es que esto pasa muchas más veces de las que nos imaginamos. En España hubo un tiempo en el que Eusebio Cáceres quiso hacer pruebas combinadas (actualmente todavía tiene el récord del mundo junior de heptatlon en pista cubierta) pero la Federación hizo todo los posible para que se centrara en el salto de longitud.

Lo cierto es que Eusebio no fue tan listo como José Luis Blanco, a quien la Federación Española quiso retirarle la beca cuando salió en un periódico de tirada nacional con su moto de agua. Los atletas becados tienen prohibido circular en moto (por peligrosidad), pero el obstaculista catalán alegó que pasar largos ratos en la playa con su moto de agua, le servia de preparación para los 3.000 obstáculos.

Gianmarco Tamberi cumple uno de sus sueños

Durante estos días, hemos conocido que el saltador de altura italiano, Gianmarco Tamberi, ha fichado por un equipo de basket de la serie A2. Lo que en España equivaldría a la LEB ORO. El equipo en cuestión es el  Soundreef Mens Sana, y donde Tamberi cumplirá su sueño. Según dijo el atleta en la rueda de prensa, “soy un atleta serio durante once meses al año, pero en septiembre descanso”.

El objetivo del atleta, afirmó, es continuar saltando altura. Y para ello quiere llegar en las mejores condiciones posible a los Juegos Olímpicos de Río. Pero antes quiere cumplir su seueño, y para ello formará parte de un equipo de basket durante una semana. Entrenará con ellos, y probablemente, llegue a jugar un partido.

El acuerdo es beneficioso para ambas partes. Para el atleta, porque cumple uno de sus sueños. Y para el equipo que, aunque afirman que no hay cantidades económicas de por medio, si que buscan una campaña publicitaria fuerte para conseguir aficionados al basket en Sienna