Devon Allen, atleta norteamericano que compaginaba atletismo y fútbol americano en la universidad de Oregon, anunció este miércoles que ha decidido dar el salto a PRO. Su objetivo es conseguir la medalla de oro en los 110 mv en los Juegos de Tokio. Y cree que la decisión más acertada, era dar el paso en estos momentos.

Devon Allen

Devon Allen, atleta en estado puro

Si hay atletas capaces de compaginar varios deportes a un alto nivel, uno de ellos es Devon Allen. Doble campeón de los trials norteamericanos en la prueba de 110 mv, así como campeón en la misma prueba en el Campeonato de la NCAA.

Consiguió acceder a la final en los Juegos Olímpicos de Río en “las vallas altas”. Y una vez allí, terminó en quinta posición. Su mejor marca personal en los 110 mv es de 13.03. Pero es que si tenemos en cuenta que estamos hablando de un atleta nacido en el año 94, sus marcas adquieren más valor todavía.

Además de ser un especialista en las vallas altas, en 2014 corrió en 51.19 los 400 mv. En 2011 corrió los 400 m en 48.73. Y esta temporada pasada ha establecido sus mejores registros en 100 (10.36), 200 (20.62) y 60 mv (7.56).

De esta manera, nos encontramos ante un joven atleta, muy polivalente. Capaz de rendir a un gran alto nivel en dos deportes tan exigentes, como es el fútbol americano y los 110 mv.

Devon Allen abandona el fútbol americano

Con su salto al profesionalismo, abandona temporalmente el fútbol americano. El vallista ha afirmado que quiere centrar toda su atención en conseguir la medalla de oro en los próximos Juegos Olímpicos de Tokio. Y quizá después, vuelva a jugar al fútbol americano profesionalmente.

Justamente en este deporte ha sido donde el atleta ha tenido dos graves lesiones, que le han dejado mucho tiempo fuero de los campos de entrenamiento. Ahora, en plena recuperación de una de ellas, ha tomado una de las decisiones más difíciles a las que tienen que hacer frente los atletas en la NCAA.

Devon Allen afirma que dedicarse profesionalmente al atletismo le hará mejorar sus registros. Y con ello, podrá luchar por el oro en Tokio. Sea como sea, por el momento abandona el fútbol americano, algo que su cuerpo agradecerá. Y una vez esté totalmente recuperado de sus lesiones, el vallista norteamericano volverá con más fuerza que nunca.