El joven velocista canadiense, Andre De Grasse, que en los Juegos Olímpicos de Río consiguió tres medallas, volverá a la universidad para cumplir la promesa que le hizo a su madre. Una vez terminados los Juegos y en el inicio de otro ciclo olímpico, con algo más de tiempo, De Grasse continuará en la Universidad de California para terminar lo que empezó años atrás.

Andre De Grasse

Andre De Grasse, el futuro de la velocidad

Andre De Grasse saltó a la fama mundial por la conocida imagen, convertida en gift y en meme en las Redes Sociales, junto al jamaicano Usain Bolt, donde los dos juntos entran a meta riéndose en la parte final del 200. Pero los aficionados al atletismo ya conocíamos De Grasse. El velocista se hizo famoso mundialmente en Mayo de 2015, cuando consiguió bajar, con viento favorable, de 10″ en los 100 metros. Paró el crono en 9.97. Unos meses más tarde, en la final de la NCAA paró el crono en 9.75 en los 100 ml, y en 19.58 en los 200 ml, aunque con más viento del permitido. Ese año, en el Campeonato del Mundo de Pekín también consiguió dos medallas de bronce, en los 200 ml y en el 4×100.

Gracias a estos logros, el canadiense decidió dar el salto a profesional y abandonar la universidad. Hace unos días, declaró a la prensa canadiense que ha decidido retomar sus estudios de sociología y que espera terminarlos en diciembre. Es una promesa que le hizo a su madre y a mucha gente de la universidad. Allí tiene muy buenos amigos, y su humildad y la cercanía que le caracterizan, lo han hecho muy popular en la universidad de Los Angeles, lugar donde cursaba sus estudios anteriormente.

Respecto al entrenamiento, una vez terminados sus estudios en diciembre, De Grasse volverá a Arizona definitivamente, para entrenarse en el centro de Alto Rendimiento Altis, lugar donde ha estado ejercitándose desde que dio el salto a profesional. En estos meses, hasta diciembre, hará viajes de un fin de semana, para que su entrenador Stuart McMillán le supervise.